4 – IDENTIFICANDO TARGET

TargetJFD4 – DEFINIENDO TU TARGET

Habiendo identificado cuáles son las típicas REACCIONES que una flaca puede tener cuando te le acercas en cualquier reunión social (leer JFD2), y las posibles IDEAS que pueden aparecer en ellas (leer JFD3); corresponde seguir analizando el siguiente paso estratégico de esta teoría: DEFINIR EL OBJETIVO

PASO #1: DEFINIR TU OBJETIVO

Paso #2: Seguridad personal

Paso #3: Intervención efectiva

Paso #4: Ideas y emociones

Paso #5: Respuesta Esperada

Jileo 4 dummies2

Escoger cuál de todas las flacas será a quien te le acerques, definir bien tu objetivo, puede asegurarte más de un 80% de éxito en tu intervención. No todas las batallas se deben pelear, por lo que conviene que escojas bien en cuál de ellas debes entrar a la cancha. Al definir tu objetivo, debes tener en cuenta dos variables sumamente importantes: la ubicación y con quiénes está acompañada. En este post definiremos algunos criterios de la ubicación, ya en el siguiente se verá lo demás.

EN LA COLA DEL BAÑO

Pareciera que el ir al baño tuviera otro tipo de beneficios adicionales como el de liberar tensiones o hasta inspirar ideas “ingeniosas” de jileo. Es más, muchas amistades nacen, se consolidan o se destruyen en los famosos “meaderos”. Gente inédita que tiene la oportunidad de contarse chistes o darse apretones de mano mientras orinan (utilizando aquella mano que se encuentre libre de toda labor). Sin embargo, es importante que entiendas que las mujeres no tienen el mismo concepto que nosotros. No causita, no eres audaz si te metes al baño de mujeres. POR FAVOR, no le preguntes su nombre mientras le levantas la tapa del inodoro. Tampoco intentes jilear a una flaca mientras está haciendo la cola del baño… recuerda que por su cabeza están pasando cosas realmente más importantes que seguirte la cuerda. No eres lo suficientemente churro como para hacer algún roche en sus pantalones.

EN LA COLA DE LA ENTRADA

¿Te gustan las colas no? Es verdad que cuando uno hace cola para entrar a un local, los límites de los espacios íntimos se ven ultrajados; sin embargo, eso no convierte al momento en el más indicado para el coqueteo. Estar atrapado entre un mar de gente para entrar a un sitio que lo único de especial que tiene es que te hace esperar para entrar, es una experiencia que en algún momento todos hemos vivido. La principal preocupación es entrar lo más rápido posible. “Hacerte el loco”, mientras todo el mundo te grita “colón”, se vuelve una técnica magníficamente perfeccionada. Sería poco estratégico intentar jilearte a una flaca entre todo este caos. NO SEAS HUEVAS, no te pegues a la chica de adelante para que se dé cuenta que estás emocionado… ¿quién carajos te engañó diciendo que esa es una buena jugada? Si estás haciendo la cola junto al igual que todo el mundo, significa que no tienes eso que ella está buscando… a menos que te hayas escondido los brazaletes dentro del calzoncillo; en ese caso, ¡buena papá!

LA BARRA

Este es un sitio perfecto para hacer un primer acercamiento; sin embargo, es el lugar más poblado del local. ¿Quieres tomar algo? Anda a la barra. ¿Quieres jilear? Anda a la barra. ¿Quieres descansar un rato? Anda a la barra. ¿Quieres ir a la barra? Anda a la barra. Hay que hacer piruetas para llegar entero a ese maldito lugar, todas las personas están concentradas ahí. Y cuando por fin logras instalarte en alguna zona cercana, es inevitable que ese espacio se vuelva un campo de batalla. Apoyarte en el mostrador, poner tu brazo como frontera, cogerte de la caja o bailar empujando al resto, se convierten en jugadas estratégicas por mantener tu lugar intacto. En ese momento, no falta algún “pendex” que te pide permiso “solo un ratito” para comprar un trago y luego se termina estacionando por ahí. Lo importante es que si ya estás en la barra, el que empieces una conversa con la flaca de tu costado se vuelve más fácil. En ese ambiente existe una mayor predisposición a participar del juego del flirteo. El gran problema, es que te verás obligado a invitar trago… por lo que NO SEAS TAN AUDAZ de acercarte a un grupo grande de féminas. En ese caso, podrías quedar como el más misio por no invitarle algo de tomar a todas, o quedarás más misio aún, por haberlo hecho.

LA PISTA DE BAILE

La pista de baile, es como la barra para los misios o amarretes; es el paraíso para los bailarines; es el oasis para los tímidos o introvertidos. RECUERDA: si bailas hasta las huevas, hasta las huevas sería que te animes a utilizar tu estrategia en esta ubicación. La técnica del jileo va a estar relacionada a todos los movimientos corporales que puedas hacer. Si una mujer está en la pista de baile, no es porque esté identificando las salidas más cercanas del local o porque esté midiendo los metros cuadrados del tabladillo; simplemente quiere bailar. No intentes hablarle sobre tu época escolar mientras estés ahí… en realidad, no hables NUNCA sobre ESO. Estar parado en el medio de la pista de baile sin bailar, no es SEXY, no es BACÁN. Por más simpático que seas, es uno de los lugares donde corres riesgo de convertirte en la persona más aburrida de la noche; y créeme que te lo van a hacer saber. Es muy probable que te cojan de la mano y te hagan hacer la vuelta de “SU MAJESTÁ(D)”… es cuando das una vueltita y la flaca ya no ESTÁ.

Al definir a qué chica te quieres acercar, es importante tener claro cuáles son los lugares donde puedes tener mayor probabilidad de éxito. Asimismo, también es importante observar, quiénes la acompañan para definir cuál será tu técnica de acercamiento. En el siguiente post, (JFD4 – 2da parte) veremos esta variable.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *