ESA PRIMERA CITA

First date

Dicen que suele escucharse alguna canción de fondo, de esas que pueden hacerte sentir que estuvieras en una película. Pero yo no escuchaba nada, ¡maldita sea! Tan solo la bulla que hacía al respirar. Ese tarde la temperatura iba bajando con forme el día moría, pero yo seguía empapándome de nervios.

“Sólo tengo ojos para ti, niña linda, así intentes esconderte tras esa sonrisa tímida”.

Mi mente divagaba por los cielos, como si estuviera perdida, como si no supiera por dónde ir. Pero una pregunta me traía a tierra con tal fuerza como ancla que se hunde en el mar. “¿Qué estarás pensando?” Me repetía en la cabeza y por más que lo seguía haciendo, no encontraba respuesta que pudiera apagar esa ansiedad, en esa primera cita.

“Solo quiero conocerte, saber de tus sueños cuando está oscuro, saber de ti bajo tu llanto”.

Solté mi mano y cayó como pluma en la mesa, anzuelo perfecto para llegar a ella. El que mis dedos pudieran rozar su mano, fue razón suficiente para que mi corazón echara a correr como potro de carrera en pleno hipódromo de Monterrico. Una breve fricción, suave caricia, que también hizo que ella reaccionara frente a mí.

¿Quién sabe qué nueva historia se contará esta noche? ¿Qué nos traerá el destino este día?

Sonrisas se regalan, de a pocos y medidas, que delatan aquel concierto de nervios que ambos escuchamos. “Es tan solo una cita”, me repito en la mente, mientras intento calmar las emociones que vienen llamando desde el fondo de mi ser.

¿Qué canción cantaremos hoy juntos, agarrados cara a cara?

El tiempo pasa lento mientras te miro y los segundos descansan distanciados del reloj. Vivo por entender lo que me hablas mientras me pierdo en tus palabras. Te oigo pero no te escucho, lo sabes y te gusta. Me miras de costado, mientras abandonas tu mano nuevamente en aquel espacio fronterizo entre mi cuerpo y el tuyo. Carnada soñada, que espera ser tomada de una vez por todas.

Sonrisas que coinciden otra vez, que avecinan algún beso nada robado o tal vez no.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *