DETRÁS DE LOS CUENTOS DE HADAS (PARTE I)

new_cinderella

 

CUANDO ME ENAMORO CON FACILIDAD

Ahí va él, galopando en su caballo, atravesando praderas repletas de infinitas flores y paisajes asombrosos. En este paseo cotidiano, algo diferente ocurre, un tropiezo o una persecución… una chica que corre peligro, es perseguida por un grupo de maleantes o se encuentra amenazada por una jauría de lobos hambrientos. Sin dudarlo, sin considerar el riesgo que corre su vida, él se lanza a rescatarla. Tras golpes, saltos y hazañas acrobáticas, ambos terminan en el suelo, cara a cara y por fin ella muestra su rostro. Él ve a través de sus ojos, combinación entre inocencia, ternura y arrebato… y cae perdidamente enamorado.

¿WTF?

Cuando una historia de amor empieza a contarse, no es tan difícil verse sumergido en la sintonía de esa fantasía. Es como una bailarina árabe que empieza a atraernos con el movimiento de sus caderas, hasta convertirnos en esa cobra hipnotizada por la melodía de su cuento. Empezamos a construir en nuestras cabezas, ideas sobre cómo debería ser el amor y el enamoramiento que viene detrás.

Desde niño, Jota de Corazones siempre supo cómo sería su novia, esa mujer ideal, la mujer de su vida… aquella que guardaría su corazón y robaría su cordura emocional. Desde pequeño imaginaba hasta el momento en el que la conocería, la primera caricia, el primer beso, y hasta más. Estas ilusiones no necesariamente están determinadas por el género, hay tanto románticos soñadores hombres como mujeres. No siempre están presentes con la misma intensidad, pero siempre hay alguna fantasía escondida por ahí.

La fantasía romántica es un remedio interesante para la tristeza y la desesperanza, pero como tal, también trae sus contraindicaciones en la receta.

Jota de Corazones nos muestra el costo de vivir inmerso en un mundo lleno de hadas madrinas y besos a la media noche. Esos deseos intensos de encontrar a la mujer perfecta (característicos de él), lo llevan a encontrar a “esta mujer” en todos lados. Cualquier chica que se le cruza por el frente se convierte en un potencial para ser la mujer de sus sueños. Mediante la proyección, empieza a perderse en sus laberintos de galleta y miel.

La mente es un arma poderosa, y la imaginación es su munición más efectiva. Basta con conocerla unas horas, o tan solo verla por unos minutos para que él esté convencido que ella es la mujer de su vida. Una creencia que es más común en la gente de lo que uno pensaría, una tendencia que cada vez tiene más seguidores. EMPEZAMOS A LLENAR TODO LO QUE NO SABEMOS DE ESA PERSONA, CON LO QUE QUEREMOS ENCONTRAR EN ELLA.

Peligroso…

Si caemos en este juego, nuestro radar se acomoda a una realidad con matices mágicos y empieza a buscar algo que probablemente no exista. Nuestros ojos se programan a buscar princesas que huyen de peligros y que esperan ser salvadas. En otro caso, chicas esperando ser rescatadas por este príncipe azul, que anda paseando en su bendito caballo. “Lamentablemente”, la era de las monarquías pasó y los cuentos de hadas se quedaron atrapados en los libros. Por lo que terminamos buscando cosas que no existen en la realidad.

Peor, Jota de Corazones se encuentra más enredado aún. Se reúsa abandonar este ideal y continua su búsqueda con empeño e intensidad, que son fácilmente confundibles con la locura. La inundación de fantasía que hay en su cabeza, ha terminado por ahogar sus neuronas. El deseo alocado que tiene por encontrar a la mujer ideal, hace que termine encontrándola en todos lados, en cada mujer que se le cruza por los ojos.

En todo caso, lo valioso de Corazones es que esas proyecciones o ilusiones que tiene sobre cada mujer que conoce, vienen marinadas con características reales de dichas personas. Así nos demuestra que cada una de ellas tiene cualidades increíbles, y puede ser considerada “IDEAL” para alguien.

Corazones nos engaña con su supuesta locura, mientras nos deja un mensaje profundo debajo de la almohada, detrás de sus palabras. En su afán por contradecir la idea de que NO EXISTE UNA MUJER IDEAL, termina concluyendo que CUALQUIERA es IDEAL (o todas). Lo cual, en la lógica, eso es lo mismo. Propuesta románticamente sensata.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *