CUANDO TEMO PERDER A LA MUJER IDEAL

princess-magazine-1

princess-magazine-1DETRAS DE LOS CUENTOS DE HADAS (PARTE II)

Un simple “HOLA”, una cruzada de miradas o una sonrisa medio tímida… pueden convertirse en disparadores efectivos (y fulminantes) de nuestras fantasías románticas más intensas. “Esa noche fue mágica”, cuatro palabras que componen una oración que podría aparentar ser simple y cotidiana, pero detrás trae una caja de pandora fiel al estilo de cenicienta. Termina la velada con un beso en la mejilla, suficiente como para seguir embobándote entre nubes de algodón y concluyes que “ella es increíble”, “única en el mundo”, “la mujer ideal”.

Para JOTA DE CORAZONES pocas horas son suficientes (en algunos casos minutos o segundos) para creer que sabe todo de una persona. Quizás sea una excelente bailarina, amante de los niños, que siempre sonría y defensora de los abuelitos. Tal vez es tranquila o totalmente alocada, según los gustos del espectador. Conquistadora del mundo y traviesa en la cama. Termina por concluir un diagnóstico completo en un tiempo reducido por los deseos y fantasías.

Es evidente que en algunas horas no hemos podido conocer TODO sobre una persona.

Sin embargo, el termina regalándole cualidades a ella, características de las que realmente no está tan seguro que las tenga. “Olerá siempre a vainilla y definitivamente nunca irá al baño”.

NO ES REAL

Idealizar a alguien, es darle un valor que no necesariamente tiene. Un valor relacionado a los ideales que cada uno carga consigo mismo. Es convertir a la mujer que estás conociendo, en la mujer ideal. De lo que nos falta por conocer de ella, lo terminamos llenando de todo lo que nos gustaría que tenga para que sea perfecta. Proyectamos sueños, ideales, finales felices, besos bajo la lluvia y abrazos que nunca acaban… que podrían ser verdad, como que también podrían NO SERLO. Y así alejarnos de la realidad, manejar por un mundo con sabor a miel, pero donde el peaje es la decepción.

Aún no sabes cuál es el más terrible de sus temores, ni por qué duerme del lado izquierdo de la cama. No conoces el odio que carga contra su amiga o por qué le cuesta tanto hacer ese trabajo.

“Es lo máximo”, “Es perfecta”, “Es la mujer de mi vida”.

Buscar la mujer perfecta, va a hacer que despiertes una necesidad por encontrarla; la cual te puede engañar y hacer pensar que esa persona tenga características que aún NO conoces. Eso es totalmente romántico y seductor. ¿A quién no le gustaría creer que ha conocido a la mujer perfecta, la ideal, exactamente como la ha estado buscando toda su vida? Mientras más perfecta la idealizas, más te alejas de lo real, más perdido te encontrarás.

Las fantasías son coquetas y traviesas, pero no son regalonas, tienen sus límites también. Si te quedas más tiempo del que deberías, si te quieres aprovechar de ellas, dos matones te lo harán saber. La decepción y la ansiedad se te acercarán y te “invitarán amablemente” a dejar el lugar. Descubrir que esa persona no tiene EXACTAMENTE TODO lo que habías pensado puede generarte decepción, e incluso cegarte a ver otras cualidades que no habías considerado antes. Podrías terminar alejándote.

La ansiedad puede ser más agresiva. ¿Te imaginas lo jodido que debe ser perder al amor de tu vida… esa mujer que siempre buscaste? ¿Te imaginas lo terrible que sería si se te escapara de las manos? La posibilidad de perder a la mujer perfecta, es TOTALMENTE CATASTRÓFICA. Imposible de aguantar emocionalmente. Es ahí donde el TEMOR (ansiedad) entra por la puerta falsa de tu cabeza. El miedo a perderla hará que la quieras proteger con todas tus fuerzas… con toda la INTENSIDAD que tengas en tu ser.

Empiezas a evaluar todo lo que dices, tus conversaciones, las respuestas a sus preguntas… porque quieres que todo sea perfecto. Mandar el mensaje ideal y sentir que no la has “cagado”. Quieres ser increíble, estar a la altura de SU “perfección”… una perfección que sólo tú has creado, curiosamente. Estás pendiente de ella y apareces en lugares donde quizás nunca hubieras estado. Todo para estar cerca de ella, porque temes perderla. Irónicamente, eso aumenta las probabilidades de que esto ocurra.

El amor no se pide.

A Jota de Corazones le cuesta diferenciar las características reales de la mujer que ha conocido de aquellas cualidades que quisiera encontrar en ella. No entiende que aún falta mucho camino por andar. Ella no es perfecta y la posibilidad de perderla no será la razón de su destrucción. Entender esto, nos ayudará a combatir el temor a perderla (en realidad tampoco la tienes aún) y así ser auténtico. Ser tú mismo, te hará atractivo para aquella persona que busque a alguien como tú. Curiosamente o irónicamente, ESA es la mujer PERFECTA para ti.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *