(JFD) JILEO FOR DUMMIES

Jileo 4 dummies

Ando sumergido en cuadernos y papeles, camuflado entre manchas de tinta de lapicero, intentado llegar a la ecuación perfecta que pueda solucionar mi terrible inquietud. ¿Cómo hacer para poder conocer a una chica totalmente desconocida en una fiesta cualquiera? Un propósito que para mí, JOTA DE DIAMANTES, tiene demasiado valor. Con esta teoría, no busco tener las herramientas para enamorar a alguien o hacer que haga lo que yo quiero, sería totalmente ilógico y maquiavélico. Tan sólo tener la oportunidad de conocer a aquella mujer que roba toda mi atención, cada viernes por la noche mientras la música empieza a sonar a todo volumen.

¿De dónde nace esta motivación? Detrás de todo, siempre hay una experiencia…

Parecía una noche común y corriente en mi Lima querida, la luna totalmente apagada y las estrellas escondidas detrás de las típicas nubes grises que casi ni se aprecian por la falta de luz. Yo, un guerrero totalmente preparado para la noche, motivado para conquistar el mundo y a toda mujer que se me cruzara por el frente. Como diría mi abuela, un guapetón listo para el flirteo, un picaflor. El mar de gente que me movía de un lado para otro, no lograban incomodar o debilitar toda ilusión que traía conmigo. Estaba totalmente motivado. Con el Radar Feromónico (RF) encendido, no había ninguna chica que pudiera pasar inadvertida en mi campo visual.

Así fue como me topé con ella…

Ella venía atravesando esta multitud de gente, como si estuviera en la selva haciendo esfuerzos por alejar cualquier tipo de maleza que se le pusiera en frente. Vestido corto, aunque no tan corto, lo suficiente y necesario como para apreciar sus largas piernas. Era un poema sin versos, una armonía que se acercaba lentamente a mí. Acomodé mi mirada, estiré la espalda (para verme más alto), y juraría que me puse a brillar, como DIAMANTE que soy. Carlitos Vives tocaba de fondo, su letra caía perfecto para el momento, ella tenía carita encantadora y cuerpito angelical. Entre cuerpos conversaron y la química se encendió. No había amor, ni sueños, ni matrimonios; tan solo química, intensa, impulsiva y llena de deseos. Pasó a mi lado, me miró y me cantó en la cara. Me cantó y siguió cantando al aire, al cielo, al mundo, a todos lados. Recuerdo que levantó las manos, bailando con la música, bailando conmigo, jugando con mi tranquilidad y bailando con el bombardeo de mi corazón.

Quise decir algo, pero ninguna palabra pudo salir de mi boca…

Mi voz se escondió, arrinconada detrás de mis cuerdas vocales, mi voz no salió. Ella siguió bailando, sonriendo y empezó a alejarse lentamente. No supe cómo reaccionar, no sabía qué hacer. Salí atrás de ella, pero sentí que andaba persiguiendo una estrella imposible de alcanzar. Fue en ese momento que salieron algunas oraciones poco coherentes de mí. Fueron palabras en vano, palabras que sólo hicieron que ella voltee por algunos segundos; me miró, y no sonrió, volvió a voltear y siguió su camino.

¿Qué carajos pasó esa noche? ¿Por qué no dije nada? O PEOR AÚN, ¿por qué no me hizo caso? Un huevo de preguntas empezaron a aparecer en mi mente desde esa vez, y se volvieron tan incómodas que me vi obligado a buscarles explicación. Fue así como me motivé a elaborar esta estrategia, que asegurararía evitar volver a pasar un momento como este. Una técnica que facilitaría a las personas a tener un mejor PRIMER ACERCAMIENTO con alguien desconocido en cualquier FIESTA. Al final, pude concluir que existen CINCO pasos importantes en este proceso, que ahora menciono pero que en las siguientes publicaciones profundizaré más sobre ellos.

Punto #1: DEFINIR TU OBJETIVO (TARGET)

Punto #2: SEGURIDAD PERSONAL

Punto #3: INTERVENCIÓN EFECTIVA

Punto #4: IDEAS Y EMOCIONES

Punto #5: RESPUESTA ESPERADA

Esa noche, fue una noche diferente. Detrás de la barra, con mi vaso medio vacío en la mano derecha, pude observar las miles de estrategias que los hombres usamos para poder conocer a una mujer. Y descubrí estos CINCO pasos, que de entenderlos bien pueden convertirse en una herramienta eficaz. Pensar que todo empezó un una simple sonrisa.

Luego de haber pasado ese incómodo incidente con la flaquita aquella noche, decidí mantener una distancia prudente y observar cómo otros buitres alzaban vuelo en búsqueda de mi presa. El primero, un gavilán, un ave de rapiña, se vino a estacionar junto a ella. Después de un par de palabras, probablemente triviales y estúpidas, ocurrió algo que no pensé que podría pasar. ¡Ella le hizo caso! ¿WTF? ¿A ese pelmazo con cuerpo de avestruz y cara de payaso? ¿Qué tiene él que no tengo yo? Me empecé a preguntar. Me quedé observando, detenidamente, muy concentrado hasta que por fin pude ver el detalle… vi una sonrisa. Una maldita sonrisa estaba marcando la diferencia entre mi destino y el de ese idiota. Un movimiento gestual, estiramiento de labios hacia arriba, mostrar los dientes, como sea.

Una sonrisa fue suficiente para entender que en ella había una EMOCIÓN (punto 4). Se sentía cómoda, feliz, entusiasmada o interesada. ¿Qué habrá hecho este “arruina ilusiones” para generar una sonrisa en ella? Su INTERVENCIÓN (punto 3) generaba IDEAS (punto 4) en ella, y éstas, sensaciones agradables. ¿Cómo pudo sentirse tan bien ella en tan poco tiempo? Concluí que en los tonos, con personas desconocidas, no hay mucho tiempo para sacar conclusiones profundas; por lo que la INTERVENCIÓN (punto 3) será determinante en esta estrategia. Puede llevarte a la RESPUESTA (punto 5) que tanto esperas. Para ello, hay que tener claro a cuál TARGET (punto 1) te diriges y estar SEGURO (punto 2) de ti mismo.

Habrá que descifrar cada uno de estos pasos…

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *